Ah, pues mira, no me muero sin ti

Ya nunca estás
y a ratos
te olvido.

Me sangra tu risa en el costado y te amo tanto como antes pero, con los años, he aprendido a perder, a mostrar mis cartas, a abrazarme el llanto y recomponerme.

Tus ojos siguen siendo los más bonitos del planeta pero no voy a dejar que me maten a balazos de indiferencia, ni voy a coger aviones persiguiéndolos a cambio de nada.

Te echo tanto de menos que si sueño es sólo con tenerte cerca, pero no voy a implorarte que vuelvas.

Si no vuelves por ti, por mí, por los dos, te pueden dar mucho por el culo, porque aunque me quiera quedar a vivir en tu mirada, no me vas a llevar a la mierda contigo.
Porque, con los años, he aprendido a respetarme.
Porque, entre tus idas y venidas, lo único que me queda, soy yo.
Y sigo valiéndome más de lo que me vales

Anuncios

2 comentarios en “Ah, pues mira, no me muero sin ti

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s