¿Cómo se explica esto en inglés?

Me hiciste feliz cuatro veces.

La primera fue cuando saliste del tren con el pelo empapado buscándome con la mirada por toda la estación con todas esas ganas implosionándote en los ojos.
La segunda, cuando me pediste que no me fuera después de follarme en la cocina.
La tercera, cuando me echaste de menos y me lo dijiste tanto, tanto y de tantas maneras.
La cuarta, cuando te dejaste mirar mientras dormías.

Suficiente para grabarme tu nombre en el corazón con letras del verde bonito de tus ojos y de tu tierra.

Ve donde tengas que ir. Te quiero sin contaminación y sin avaricia.
Deseo que vuelvas, pero no te espero.

Ve donde tengas que ir. Me gustas porque tienes alas, porque no eres mío.

La vida cruzó un día la dirección de nuestras miradas y me basta. No necesito que te quedes para siempre en mis ojos.

Sigue.

Al fin y al cabo, te recuerdo vivo y follando y riendo y acariciándome las manos como si fueran lo más delicado que tocaste en tu vida y cantando y abrazándome como si yo fuera el último resquicio de vida que te quedara y haciéndome la cena y mirándome a los ojos y pisándote los bajos de los vaqueros con los talones y abriendo una botella de tinto y soñando y dándome besitos de pájaro en los párpados mientras dormías, como por inercia.

Sigue.
Llena todo de tu luz y de tu acento como me llenaste a mí los domingos de poesía.

Al fin y al cabo no te vas, pues en mi recuerdo mando yo.
Y mi recuerdo se queda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s