Los ojos verdes de Irlanda

Él tiene unos ojos que parecen olas del Mar del Norte y una boca recogidita, como de haberse quedado anclada en un suspiro. Pero cuando se ríe, se abren todas las flores con ella.

Se pisa los vaqueros caídos con los talones mientras trastea cosas por la cocina, y me habla -con su acento de niño irlandés de campo que vive en la ciudad- de cosas banales.

A veces, no le entiendo. Pero lo que dice me sigue sonando a poesía.
Y sonrío.
Porque los dos somos pequeñitos, lindos y valientes en tierra extraña.

Porque se deja besar.

Y cuando no me está empotrando contra la pared, me está abrazando muy fuerte, o diciendo “¿querrás volverme a ver?” como sin quererse dar cuenta de que soy el agua que sostiene el cuenco que forman sus manos.

Se irá cuando descubra las mareas que tengo en la espalda.

Anuncios

2 comentarios en “Los ojos verdes de Irlanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s