Siendo inoportunos

Yo no tengo la culpa
de rimar con tus dedos,
de que levantes primaveras
cuando pasas,
ni de que me hayas
devuelto la poesía.

Sin embargo,
cualquier cosa que dijeras me valdría
para lanzarme a tu boca.

Así me rindo a tu risa de barítono
como si no tuviera cicatrices
y me dejo conducir
hacia la guerra de la tercera persona,
de la quinta mano,
del bar del noreste,
-a mano izquierda-
donde nadie nos viera
quitarnos la ropa y arrancarnos la piel
con los ojos
para lamer el corazón desde dentro.

La guerra
de los que bailan
el roncanrol de los idiotas:
locos por naufragar,
pero siendo inoportunos.
De los que bailan
sin que les esté permitido
bailar.

Anuncios

2 comentarios en “Siendo inoportunos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s