¿Dónde van los sueños que se olvidan?

Sería lindo volverte loco,
enredarme en tu cabeza,
ocuparlo todo,
poner mi nombre
a las paredes de tu casa,
y llenarte de amapolas la almohada
para que sueñes más bonito.

Sería lindo volverme loca,
conquistarte
-batalla a batalla-
para, después,
luchar contigo
contra todos los cuerdos
y los precavidos.

O que estuvieras aquí dentro,
dejándote abrazar por la espalda.
Que son las cinco de la mañana,
no puedo dormir,
y tengo frío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s